jueves, 26 de febrero de 2009

DE LAS PLANTAS






Posiblemente estas reflexiones pueden parecer triviales sin embargo consuela, al menos me han permitido, sin agotar el tema, expresarme



Hoy, como tantas veces hago, he vuelto a arreglar las plantas de la terraza. Este hobby tiene la particularidad de ser, además de gratificante, saludable y pedagógico. Me explico en lo de “saludable” y “pedagógico”:
Digo “saludable”, porque las plantas trasmiten ese bienestar espontáneo que los humanos, metidos en el consumo, empezamos a carecer. Ellas, seres vivos con capacidad para comer y respirar, también tienen la capacidad de sentir casi a punto de hablar. Algunas, después de ciertas caricias responden con perfume y con nuevas hojas. Por otro lado, es placentero este oficio de “arregla plantas” y el placer es saludable también, al menos la adrenalina se dispara en medio de tanto colorido, ahora desbordante. Bastó un poco de calor para que el mundo se volviera “loco”. Es saludable, y termino, porque ese enredar arriba y abajo en las plantas, quitando hojas secas y removiendo la tierra para oxigenar,provoca un cierto relax. Aunque parezca trivial y simple esta acción guarda una cierta similitud con ese, a veces, querer ordenar nuestro propio ser siempre apunto del infarto y la prisa: basta un remeneo interior para poner la vida en orden y a seguir creciendo.
Es pedagógico, porque cuidar las plantas hace que la prisa se torne silencio y el silencio atención y la atención mirada de la ejemplaridad de estos seres que viven algo más que para adornar. Las plantas responden, como antes escribía, al cuidado generoso y con creces. Sin pretenderlo muestran que la vida es espontaneidad en lo frágil, vitalidad en medio de las dificultades. Menudo invierno han soportado y sin embargo ahí están, en esta incipiente primavera, floreciendo con rabiosos colores.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto