viernes, 18 de junio de 2010

Describir paisajes



Como el agua, con cierto sabor
a manzana, deslizó sus dedos
rompiendo las fronteras
entre los pliegues de la carne
que mágicamente tembló
despejando oscuridades
al describir paisajes con el roce
singular de los labios y
la vida.

Como siempre todo sigue su curso
los desconciertos, las traiciones, el deseo,
el amor, la espera, la sorpresa.


Como todos los días, el mismo bullicio
el mismo ruido, caras anónimas,
el tendero de la esquina, papeles.
Todo igual, como cada mañana
obedeciendo al sistema, a esa
realidad soportada que no finge
y sigue el curso de las horas

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto