jueves, 26 de abril de 2012

Estado de sitio y educación




Acabo de estar en un claustro de profesores, de esos que comienzan a las 4,30 y terminan a las tres horas y  sin descanso para, mínimo, hacer un pis
Pues bien, después de oír las diferentes comunicaciones: las del secretario y el anuncio de los recortes y del poco presupuesto que queda para las próximas semanas, si la administración no lo remedia que, como está el patio, no lo remediará; las de extraescolares, hablando de todos los viajes realizados, a cargo del bolsillo de los" papis" y de las ventajas de convivir fuera; las del jefe de estudios, con una evaluación exhaustiva de los resultados de la segunda evaluación. En fin, después de dos horas de exposiciones varias se llegó a los  ruegos  preguntas, un espacio- que esta tarde ha servido para hacer notar la protesta unánime por la situación en la que, profesores y alumnos, vamos a quedar para el año que viene.
Aquí, los cabreos se pusieron de manifiesto por el estado de sitio al que la Administración nos va a mantener, una situación donde el número de alumnos, cada uno con su diversidad de aprendizaje, será grande (hasta 37 en aulas que caben máximo 25); y también por  el aumento de horas que llevará  a contratar menos interinos. 
Mientras hablábamos, el  enfado se ha hecho mayor cuando hemos manifestado que,  con el cuento del recorte, se justifica la aversión que el neoliberalismo tiene por lo público.
En concreto, no me quejo del claustro- que trabajar no me importa-, sino del estado de indefensión al que hemos llegado los profesores y en definitiva los alumnos por las medidas falaces del gobierno Rajoy que, como un neodespota ilustrado,  hará de un sistema "malo de cojones", algo peor y de difícil de curar. 


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto