viernes, 13 de julio de 2012

Huella de barro




Un trazo firme, huella de barro y hojas,
un sueño, recorre esta carne extraña
que se disfraza de días y suena a voces.

Barro y voces que transitan este camino
sugerido en la carne, siempre extraña,
en el límite del  sueño y del agua.

Y en el verde, que desprende luz,
la misericordia del río, un eco blando
que arropa las huidas del alma.


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto