sábado, 14 de julio de 2012

Pobres pero honrados.

Siento vergüenza ante las cosas que están sucediendo en España provocadas, la mayoría de ellas, por esta forma que tienen de hacer los recortes los, mal llamados, gobernantes. Estos están, cada vez más,  faltos de imaginación y con unos claros propósitos neoliberales. Les está perdiendo la prepotencia, con la que están proponiendo los ajustes económicos. Qué falta de consideración con los más débiles.  Todo está hecho de prisa, con improvisación, consiguiendo de esta forma que nos sintamos aún más hundidos en la miseria.

Es cierto que las actitudes no tienen color político, sin embargo las que están manteniendo algunas personas del PP están llevando el "azul" a la zona peligrosa de los colores tabú. Y lo peor de todo es que, por encima de ideologías, la actitud que ahora se mantiene,  e incluso en la forma de presentarla, tiene un claro tono de inmoralidad. Porque es inmoral la demagogia con la que se resuelven, de un día para otro, las cuestiones de la economía. Esto está generando agravios comparativos imperdonables. No hay , ni tan siquiera un gesto de ejemplaridad  ante el pueblo.

¿Por qué no suprimir el Senado, los coches oficiales, las pagas de los "ex", etc? ¿Estarían dispuestos a vivir con el mísero sueldo de cuatro cientos euros? Creo que estamos locos con estos recortes que pesan sobre las espaldas de quienes no tienen más solvencia que la de seguir "tirando". Vergonzoso es que ahora los funcionarios se sumen al carro de las protestas. Cómo duele cuando hieren el bolsillo y el poder adquisitivo del trabajador. Aunque más vale tarde que nunca y con grito interesado. Porque los realmente jodidos son los parados...

No, no se deben hacer las cosas como las están haciendo por "decreto ley" porque esto tiene todo el viso de ser un atentando contra la dignidad de las personas y los aspectos más nucleares de nuestra Constitución. Si nos preguntaran en Referéndum por la actuación de los que nos gobiernan pienso que el PP perdería por "goleada".

Es probable que tengamos  tres años difíciles y muy negros si antes no ocurre algo desgraciado que lo corte. Por ello, bueno que en estos momentos de crisis crítica mantengamos la calma y dejemos las vísceras en el bolsillo, aunque esto es difícil de conseguir cuando los recortes, injustamente, nos castigan y se ensañan con los más débiles. No son momentos para gestos insultantes como los de la hija de un Fabra, ese presunto ladrón de guante blanco. No, esta "tía", que de señora tiene bien poco, no puede decir  "que se jodan" en respuesta a las medidas contundentes respecto al paro. Mejor tendría que callarse porque ella come gracias a los impuestos que a todos, ahora más, nos sustrae hacienda.

Salir a a la calle  de forma pacífica puede ser la solución pero la mejor de todas las soluciones es la de mantenerse unidos y con la cabeza fría para discutir las mejores propuestas. Ahorremos el insulto gratuito porque este no conduce más que a la violencia verbal dando razón al contrincante en aquello que no la llevan. Ante la verguenza de políticas ineptas y politicos , muchos de ellos corruptos, que nos están llevando a la bancarrota, respondamos con sensatez sin perder la dignidad. Pobres pero honrados. Hay que ser listos para que estos embaucadores no se despisten del norte, hoja de ruta, que están llevando a cabo favoreciendo, de entrada, sus intereses ideológicos.

Ver comentarios en facebook.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto