jueves, 26 de julio de 2012

Nunca






Nunca había sentido el vértigo de tu mirada,
ni  la caricia amable del agua, caudalosa
al resbalar por el perfil de tu espalda. Nunca
te sentí tan cerca al descubrirte entre los muros
de aquella casa, con oblicuos habitantes
y ventanales ciegos. Nunca te he sentido
como ahora,  al contemplarte,  sereno,
desde el fluir de las aguas, borrachas 
de tormenta y nubes.Nunca, como ahora, 
te siento entre el agostado espejo de los juncos.

Fotos de Carlos Rivero
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto