domingo, 12 de agosto de 2012

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.





Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, este es el dicho popular que en el caso de la política nacional se está cumpliendo. Hay que ser claros, con el PSOE se vivía mal con los del PP se vive peor. Y si de la generalidad terrible que vive el País descendemos a la Región extremeña, en particular, descubrimos que aquí el vivir peor se disimula con estrategias absurdas y sin creatividad por el gobierno de estos sátapras del gobierno central. Y esto es doblemente peor ya que nadie pone remedio a ello. Sí, nadie frena al ejecutivo extremeño, que sin tener mayoría, campa por su cuenta. De Izquierda Unida mejor no hablar. Menudo fiasco.  Esta formación, esperaza y castigo del PSOE, se ha disuelto en el mar de los problemas.

El PP regional va pegando “tumbos” repitiendo hasta las comas de las ordenes de arriba. Es Rajoy quien nos gobierna con el agravante de gastos autonómicos. Educación y sanidad son los puntos calientes donde el ejecutivo no sabe “ni lo que dice” porque lo que dice, con medias verdades,  está falto de cordura. Así, en educación, con el aumento de la jornada a veinte horas en este nuevo curso,  el ejecutivo manda al paro a un gran número de interinos. Con lo cual el sistema educativo que hace aguas, ahora, acabará de hundirse. No vale la respuesta demagógica del señor Monago sobre las interinidades que, al fin y a la postre, estas han sido de una gran ayuda  en la atención personalizada en el sistema público de enseñanza. Es cierto que  la Educación pública necesita revisión pero no desde la mirada  economicista con la que el PP la está tratando.

Y ahora, la sanidad. Y en este asunto, sobre  la atención a los emigrantes. Menudas las declaraciones que José Antonio Monago ha hecho al respecto revelando una gran ignorancia de lo que es la actitud ética de los médicos. ¿Cómo es posible que, desde las perspectivas liberales de los ajustes y del presupuesto,  ponga en tela de juicio el código deontológico de los facultativos?  Las declaraciones de Monago, como un simple “repetidor de leyes”, a puesto en pie de guerra a la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC).

Ahora bien, lo realmente desconcertante es la ocurrencia de llamar demagógica las argumentaciones que rebaten sus declaraciones. En realidad, demagógica y poco original es  su declaración cuando dice que este hecho de no prestar asistencia médica a los inmigrantes sin papeles "se hace en toda Europa menos en España". ¿Cómo es posible que las maldades de los otros exculpen las nuestras? Se necesita ser bruto. Lo cierto es que,  excluir al colectivo de los emigrantes es atentar contra los principios éticos y deontológicos médicos. Y una vez más, por mucha crisis que haya  no se puede argüir, con mirada economicista y presupuestaria, lo que es simplemente un derecho de justicia social más allá de la pura solidaridad.

Si antes Monago sabía poco, ahora,  desde estas afirmaciones prepotentes, la inteligencia se le ha oscurecido un poco más. De qué va este hombre que más que gobernar obedece las ordenes con esas “muletillas pseudo ecuménicas” de presuntos diálogos. Estábamos en “guate-mala" y hemos llegado a “guate-peor”. Si en España la situación es insostenible, por los criterios liberales tan salvajemente aplicados, en Extremadura se está volviendo terrible.

En fin, actitudes como las que mantiene el señor Monago, alejándose de sus perspectivas populistas de los días de las elecciones, hace que muchos deseemos una pronta e inmediata moción de censura. Y todo para que, después,  las cosas cambien poco. Como dice mi mujer, lo malo no es que los cambios sociales se sucedan sino que, después, los políticos que vengan los seguirán manteniendo con algunos arreglillos para contentar al pueblo y poco más.  



Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto