lunes, 26 de mayo de 2008

LA PRIMAVERA UN BESO DE VENUS


El pulso de la lluvia tiñe
las huellas de un invierno
con raices, azules sombras
derriban la piel del hosco marzo.

El viento, como un muro
harto de doler
y
de dolerse,
acaricia el tierno abril.

Encendido el cuerpo y la sangre,
rebeldes los dos,
revientan en mil sílabas,
versos abiertos
a la locura de mayo.


Arde la luz hasta cegar
el muro de la carne
en la brevedad del tiempo
que sella, eterno,
el silencio del espacio.

Memoria de los días,
de savia y muerte incesantes,
abraza este bullir ancho de Apolo,
poblando el sueño de caricias.

Sin herida temprana del verano,
las alas de la luz asoman
el ímpetu de Aries,
en el fondo pendular de la belleza,
y un sonido incontinente
de mil trinos
besa solemne el paisaje
dormido del alba.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto