lunes, 20 de julio de 2009

el carácter de lo ibérico



Este sábado pasado la Universidad de Coimbra organizó un segundo viaje de estudios a Buçaco-Anadia (museo del vino)-Aveiro-Ílhavo( museo marítimo). Fue interesante el viaje sobre todo porque teníamos como guías a los profesores de arte y de geografía. Estos nos explicaron pormenorizadamente cada uno de los lugares donde estuvimos.
Buçaco un Monasterio convertido en pabellón de caza real y actualmente un palacio que sirve de hotel de lujo. El lugar increíble, una selva con toda suerte árboles, especies algunas muy raras y otras en extinción en sus lugares de origen. Una reserva que tiene prohibida la tala y que, hasta el momento, está completamente protegida. El palacio una joya del neogótico manuelino, menos pastiche que el neogótico español.




En Anadía nos encontramos con la sorpresa de un gran museo del vino, con exposiciones de arte incluidas, pero sin una mala degustación y una bodega donde poder comprar los vinos generosos de la región. Aparentemente tenían muy buena pinta.


Aveiro fue una delicia. Comimos andando porque teníamos una hora para visitarla. Cosas del turismo y de los horarios de los museos. Preciosa esa ciudad de menos de cuarenta mil habitantes que tiene hasta universidad. La llaman la Venecia de Portugal tiene que ser por eso de los “moliçeros” barcos que recogía la moliça, las algas de la ría con la pretensión de limpiar y que después vendían a los agricultores. Interesante.



En Ílhavo volvimos a ver estos barquitos, parecidos a góndolas venecianas. Cada uno de ellos tenía pintado alusiones de tipo religioso, político o erótico…interesante este Portugal profundo que no pierde el carácter de lo ibérico.


El domingo estuvimos visitando las ruinas del monasterio de Santa Clara-la-Velha. Precioso el monasterio y magnífica la presentación museística de la entrada.

Hoy lunes vuelvo a la interesante rutina de las clases de este magnífico curso de verano. Hasta luego.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto