jueves, 26 de noviembre de 2009

Gramática de la emoción


Una aventura, sin cómo ni preguntas
inició un paseo triunfal entre los muebles.
Sus alas de pan, hambrientas de pasión,
resolvían las vueltas doradas
del abrazo. Todas las respuestas
se vertían en sus dedos,
en los ángulos verdes
de la mirada. Entrega de los cuerpos,
gramática de la emoción ajena al miedo.



Fragmento de Otra vez Kavafis
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto