domingo, 22 de noviembre de 2009

A la deriva de los vientos


Cómo volver atrás si la mirada reclama
el horizonte de los encuentros que labran
el jardín de este deseo inagotable
que busca ansioso el abrazo de la noche,
la complicidad de las musas,
que unos dioses distraídos
dejaron a la deriva
de los vientos.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto