martes, 10 de noviembre de 2009

Trozos de espera

Esperaba siempre
con la mirada puesta en el reloj
y terminó por hipnotizar los sentimientos,

arrancar las bisagras de la puerta,
sonreír, dejando que la ausencia
enredara en los cajones.


Cada día dibujaba rostros
con pedazos de esperas,
azules o verdes, era igual,

solo le importaba el color
del silencio.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto