domingo, 17 de julio de 2011

Atardecer en La Barrosa. Chiclana de la Frontera



Espacios donde la luz agranda las formas
y las sombras huyen buscando rincones
donde poder morir, lejos de miradas indiscretas.

En el horizonte, rostros anónimos ajenos
a la fuerza salvaje del agua.





Huellas, siempre las huellas
enfrentando el horizonte y la luz.

Las huellas de otros territorios,
de otros sufrimientos,
de otras voces, de otros amores,
de tristezas, de alegrías soportadas.




Las aves diseñan la figura del sol con himnos
De vientos que hablan de deseos, de noches,
de madrugadas eternas.

Se hace el silencio
en este espacio de luz
donde la palabra es un gesto
de agua.




Me asombra esta belleza eterna
del agua haciéndome cómplice
de los secretos del viento.





Atardece dejando el alma colgada
a esa línea de horizonte,
donde la palabra es incapaz
de dibujar el asombro musitado en este borrador de versos.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto