lunes, 4 de julio de 2011

la mirada





Había mil rostros
y una mirada
cautivando las sombras.

Por los aleros,
subían
anónimas voces
de nombres desconocidos.

Permaneció de pie,
fija su mirada
en el desconcierto
de aquellos mil rostros
que transitaban
entre voces y sombras.

Y los rostros tomaron nombre;
las voces, palabras;
la mirada, sonrisa;
y las sombras, líneas de luz.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto