sábado, 22 de mayo de 2010

Caminos extraños


















Olía a caminos, a sombras,a gigantes
que acechaban entre los huecos
de la arboleda.
Un paisaje de amapolas, una soledad
habitada de otras soledades
con final de caricias redimidas.

Otra vez el camino, otra soledad
para después volver con el beso desnudo,
con la palabra en la piel,
a los olores de siempre.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto