sábado, 2 de mayo de 2009

CAMINATA

Primero de mayo, una caminata entre los ríos, sobre el terreno donde hace años sucedieron las inundaciones del 7 de noviembre del 97. Un desastre enorme, una tragedia que esta ciudad no había tenido desde la guerra civil. Veintitrés muertos y muchas personas sin sus casas. 7 del 11 del 97, una fecha que la memoria de esta ciudad retiene con dolor.





Este suceso provocó la solidaridad de todos. Al final se sucedieron unos desajustes entre los políticos no sabemos si llevados por el celo de actuar bien o por miedo a no dejar entrever actuaciones previas no bien acometidas.



A pesar de todo y por ecima de ello las aguas volvieron a su cauce y se intentó remediar, menos la muerte, el desastre de la habitación para muchos. Ahora importa que el tiempo cure las heridas y las actuaciones torpes se olviden.




En este lugar de la trágica inundación, entre los ríos Rivilla y Calamón, se ha hecho un gran parque, una extensión verde donde los pacenses podemos disfrutar del paseo.



Los caminos llenos arbustos y árboles de diferentes especies mezcladas con flores y miradas de niños. Una gozada de lugar que guarda la memoria de otros momentos dolorosos.



Badajoz necesitaba y sigue necesitando de esta reconciliación con la naturaleza.





A la vista de esta acción los políticos deberían acometer una actuación en el propio
río Guadiana. Esperemos que no tarde mucho.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto