martes, 26 de mayo de 2009

Cuando se acoge el dolor





He hablado con Miguel Iñiguez, un poeta valenciano que hay que conocer. Todo sentimiento, cercanía. Una voz que te acerca a ese lado que muchas veces no queremos ver. La muerte de su hermana Caty le ha tocado en lo más hondo. En su blog: Estación de acacias, que hay que visitar, habla de la experiencia de dolor de Caty y lo describe como una pregunta resuelta, directa. Un dolor-dice- que era todo una conquista a la vida. Y como no, Miguel en su blog, también hace referencia a esa otra cara de la moneda-realidad que es el amor. Caty amó hasta el extremo. Es verdad quien mucho sufre mucho ama y viceversa. Miguel dice del amor de Caty que es como un surco , una huella trazada en en lcentro mismo de la familia.
En fin, me alegra haber contactado con este poeta con ocasión de la muerte de su hermana. Algo de ella está en él y algo de los dos se queda en todos.
Los versos de Giovanna Sicari, con los que arrancan el escrito, son muy elocuentes:


No envejezcas, no te mueras
quédate así como en esa foto suspendida en verano
en el mayo julio de las azaleas
con la flor en el ojal y el aliento de la juventud
sin heridas sin muerte sin años.

Gracias Miguel por la conversación y por tu humanidad. Estamos contigo en estos momentos de dolor. Gracias amigo por tu entereza en medio de estos días de vacíos y de preguntas, de dolor y de esperanzas, gracias. Ahora mejor guardo silencio.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto