domingo, 31 de mayo de 2009

TIEMPO ESCASO DE LOS SUEÑOS



Fueron la noche y las sombras
las que provocaron
el encuentro, las que dejaron
huellas en la sangre,
liberando, estremecido, el vuelo.
Después, mucho después,
inventamos las horas, ese tiempo
escaso de los sueños, donde amarrar,
poco a poco el destino que espeja
soledades.
El día y la luz devuelven lo prohibido
con el sabor agridulce de la separación.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto