lunes, 15 de junio de 2009

Donde los versos sobran





Ante mi padre...



Lo miré desde la victoria de un mundo
a punto de sucumbir. Me miró sabiendo
que no había derrotas sólo la vida
en cada presente plantado.

Y en ese diálogo de miradas, donde los versos
sobran, nació la luz dando forma al gesto,
esa tarea de mirar atardeceres
por sorpresa.

No hay nada que decir cuando mira
sin encontrar el rastro de la palabra.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto