sábado, 6 de septiembre de 2014

La memoria de la carne...






Mi carne sigue teniendo memoria del roce
de tu carne y de sus ríos; mis labios recuerdan 
cada ángulo de tu piel cosido a las palabras, 
ahora, silenciadas; y las manos, ellas tienen memoria 
de la arquitectura de tu cuerpo con  la medida gigante 
de los abrazos.

Cada día que pasa, cada segundo, la memoria 
repasa  la pasión  que resbaló por la periferia 
de mi  alma y vaga sin descanso buscando la caricia, 
y el amanecer de tus ojos, y el bisílabo mágico, 
ese que al pronunciarlo deshacía el hielo de mis labios,
liberando mariposas.

Nada ni nadie, ni aquí ni allí, ni ahora ni después,  
es como tú. No tengo palabra para relatar este destiempo 
en el que la amenaza de la pérdida sobrevuela en el  claro 
oscuro de los días. Nunca el rap sonó con tanta rabia,  
con el ritmo de la calle y sus basuras, como en este momento 
en que la memoria quiere hilvanar mis deseos a los tuyos.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto