miércoles, 17 de septiembre de 2014

Las nubes van hacia el oeste.



Te he visto en la distancia y no he sabido qué hacer.
Esperarte, falseando la emoción con un saludo o rehuir 
el encuentro. Las nubes amenazan lluvia; el bochorno 
se siente en la ropa. 

Qué difícil es cruzar las palabras después de tantos silencios; 
qué amarga esta coincidencia fortuita y no querida. 
Las buganvilias tienen un color pardo violeta 
al reflejar las nubes. 

Qué hacer cuando las emociones se agolpan y no dejan pensar.
Qué decir cuando el tiempo ha fracturado lo mejor. Un punto 
de confusión con los sentimientos encontrados. Las nubes van 
hacia el oeste, a lo mejor llueve.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto