jueves, 4 de septiembre de 2014

No son momentos para coleccionar utopías.




No nombres a Babylon si después 
llenas tu cartera de fajos. 

(Rap original de D.O. Fragmento) 



Así, como un animal herido, me escondo para evitar las miradas.
y al rendirme en los brazos  del día me hundo, sin remedio, 
en esa tortura seca que no me dejan dormir. Sobrevivo, solo
con el pensamiento, en  un ir y venir  a todos lados y a ninguno.

El dolor se hace cada vez más dolor cuando desciende por la línea
vertical  del ego. Duele que mis brazos no tengan la corriente
de los tuyos; duele, esta forzada poda de tus abrazos; duele
este dolor de no saber cómo pensarte; duele el amor silenciado

y las preguntas que nunca te haré; duele, este sentirme nada
y muerto por no verte en el punto de horizonte. Y en este recorrido
del ángulo doliente y animal, en el que sobrevivo, descubro  
este monólogo  en el aire de mis versos. Mis poemas no tienen eco.  

Estoy en ese terreno de nadie donde no quiero estar. Duele este tiempo
apagado y mudo; duele, este silencio tuyo, esta indiferencia que hiere
más que el insulto del peor enemigo Hoy,  intentaré dormir y no soñar.
No son momentos para coleccionar utopías ni para desear imposibles.

La ilusión se pudre en el más absoluto ostracismo. Me rebelo. 
Deseo que el dolor reviente las entrañas de las torpezas 
de estos momentos de poda.No quiero vivir escondido, 
ni perder la dignidad de mirarme. Sigo aquí, esperando 

que salgas de las sombras para estrenar la luz. 

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto