martes, 16 de septiembre de 2014

Con la risa pegada a los ojos.




Hace un año que Rodrigo  nos cambió el sabor de la vida.
Un año, aprendiendo a mirar madrugadas; a distinguir 
biberones; a ver con tonos diferentes sonrisas y balbuceos. 
Crecemos con él, entre gotas del oído y saca-mocos;
entre baños y cremas para la piel . Un año, apreciando,
del  biberón al potito,  el mundo  de los sabores.

Ya no hay murmullos sino palabras, simples palabras 
recogidas en un tata que expresa algo más que el sonido 
que desprende. Gatea entre los muebles y ensaya en la atrevida 
vertical del primer mono. Un año, intentando mirar de frente
en un continuo desvelarse con ritmos de mañanas.  Pasos,
sonidos, una galaxia de verbos y frases que sorprende.

Hace un año que el dolor de su madre le empujó 
a ver  el mundo, el otro mundo de los de pié . 
Eran las cinco de la tarde de un dieciséis de septiembre, 
menos nublado que este. 
Rodrigo,un manojo de emociones que hace temblar 
cuando mira y manotea con la risa pegada a los ojos.










Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto