miércoles, 27 de agosto de 2014

De pie.




                                                                                


Puesto de pie en  medio de la mañana,
llegan otros olores de frontera y la brisa
horizontal del asfalto se eleva
trepando por  los muros.

Como un gato en la noche
percibo estas raíces del tiempo, 
esa distancia que se prolonga
entre mi caricia y tu no estar.

Pesan, se abisman y alimentan la sangre
de la memoria. Con escalofríos te pienso. 
Un rastro de tu luz me persigue
por toda la casa.

Puesto de pie, en medio 
de este sentimiento encontrado
gira, como una noria, la pasión.
Despacio, aletea una  ligera inquietud.

Sobre los ruidos un sonido de risas;
más allá, el diálogo mudo de las plantas.
Y esta amargura, en el fondo del alma,
 anudando la sangre a las horas.

Miro mis manos, tú no estás.
No huelo tu piel entre los pliegues
de mi carne. Mi boca, un desierto
que busca saciar este anhelo de ti.

Puesto de pie, en medio de este círculo
sin-palabras, mudo, exhausto, dejo que la vida
se imponga. Y sueño, en un arrebato de alas,
con nuestra isla imposible.



Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto