sábado, 16 de agosto de 2014

Esta espiral de la espera...

                     
            
   



Como una nave rota y a la deriva,
con el hálito en un puño, y la vista
en el horizonte, abro esta página
sin terminar. Las notas no fluyen.

               Permanezco en penumbra...

Como un tenor sin voz, impotente,
perdido, espero tus palabras.
Porque las palabras cabalgan
sujetas a la cintura de Hermes.

              Todo sigue en silencio, sin eco.

Como un inválido, a gatas,
con las manos abiertas,
araño la tierra que pisaste y la beso.
Quiero volar pero tú tienes mis alas.

             Pesa esta espiral de la espera...                                                                                 
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto