martes, 19 de agosto de 2014

Nada que hacer

                     

                                                                                  


Hoy, un mensaje con  tono color horizonte.
Y el perro de presa a la espalda.
Nada que hacer, solo avisar para que la mordida 
no sea más sangrante.

Me dejas al margen, solo, lejos. Me duele esta soledad.
Nos quedan los frágiles, los que gritan sin dientes 
y ríen y no piensan en maldades. Un buen norte
para seguir luchando. 

Utopía se revela como lo posible pero es Utopía 
y me rebelo sin poder gritar, sin saber la altura
de esta cárcel ni la profundidad del pozo.
Hace frío, ayer hizo calor. 

Hoy un mensaje, y Pandora 
agarrada a los pies. Esperas que algo cambie. 
La sangre sabe a dolor, tu voz a ruego. 
¿Cuándo terminará este naufragio?






Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto